Dónde se hace el Whisky Escocés

El agua, la geología, los cereales y el clima, junto con la tradición de cada región de origen determinan el marcado carácter del whisky, es por tanto importante conocer dónde se hace el whisky escocés.

Paisajes de Escocia, lugar donde se hace el whisky escocés
Paisajes de Escocia, lugar donde se hace el whisky escocés

DÓNDE SE HACE EL WHISKY ESCOCÉS: EL PAISAJE Y EL CLIMA ESCOCÉS DETERMINAN SU WHISKY

Fue el agua quien configuró Escocia. Glaciares milenarios formaron su paisaje tallando las rocas de negro granito.

El agua de Escocia es, probablemente, la máxima responsable de la excepcional calidad del Whisky Escocés. Está presente prácticamente en todas las etapas de su elaboración, e interviene también en su degustación.

La piedra, calcárea o granítica, recoge y filtra el agua, otorgándole el sabor característico de los distintos terrenos, y crea cauces de ríos y arroyos que han servido de asiento a las ancestrales destilerías.

La turba es el más humilde de los combustibles. Se forma por la descomposición de residuos vegetales acumulados durante muchos años que,al comprimirse, se compactan y carbonizan parcialmente. Posee un escaso poder calórico, a cambio, produce un humo fuertemente oloroso que arranca los matices de la vegetación con que fue formada. Matices que también ofrece al agua que se filtra en los campos.

La cebada,el viejo cereal, modesto en su grandeza, se adapta perfectamente al rudo clima escocés. Resistente al viento, la humedad y los rigores de las estaciones frías, es la materia prima del whisky de malta.

Son estos los cuatro elementos esenciales que se conjugan y hacen únicos en el paisaje escocés y que; para los entendidos, son la causa primera e indispensable de las futuras bondades del aguardiente. Se trata de una afortunada combinación de recursos físicos enriquecidos por otros factores nacidos de la tradición cultural artesana: La levadura, que matiza el sabor a fruta; la madera seleccionada de los viejos toneles donde se añeja el caldo y por último, y no menos importante, la experta mano del hombre. Los Stillman, maestros destileros, siguiendo la más estricta tradición, transmiten su oficio y saberes generación tras generación. Su buen hacer, paciencia, seguridad y sensibilidad logran extraer de alambiques y toneles el mejor de los productos.

Si la geografía, el clima y la elaboración otorgan personalidad propia a cada destilería, las maneras en que se conjugan los diferentes elementos son incontables. Así, cada whisky es una combinación singular de ingredientes y sabores, y de ello resulta que el Whisky Escocés sea el más complejo y exquisito de todos los whiskies.

Dónde se hace el whisky escocés: Las regiones de origen de los maltas

Los maltas escoceses se reconocen por regiones de origen. Ciertas características regionales influyen en el whisky, aunque ello no los define de forma estricta: whiskies individuales de dos destilerías muy próximas pueden ser completamente diferentes.

Las regiones de origen donde se hace el whisky escocés
En las diferentes regiones de origen donde se hace el whisky escocés se observan peculiaridades que le otorgan un carácter único de cada una de ellas

LOWLANDS O TIERRAS BAJAS

Esta región, con el clima más suave de Escocia, produce maltas ligeros y secos, ideales para iniciarse en el consumo de esta bebida.

HIGHLANDS O TIERRAS ALTAS

La más extensa de todas las regiones. Produce maltas que, en general, podrían calificarse de ahumados y suaves. La sequedad de la turba queda contrarrestada con la dulzura de la cebada.

SPEYSIDE

La mayor concentración de destilerías de whisky se encuentra en las orillas del Río Spey, en el corazón de las Highlands. Speyside es conocida por sus maltas, de sabor fino, delicado y carácter equilibrado.

LAS ISLAS

En las Islas occidentales se elaboran whiskies de malta influidos por su proximidad al mar. El aire del Atlántico les confiere un sabor ligeramente salino con una nota a algas marinas.

ISLAY

El suelo de esta gran isla está compuesto básicamente de turba que transmite su calidad especial al agua y la cebada y otorga sabores fuertemente ahumados a sus maltas.